Queridos Padres

Soy mama de dos niñas y estaba a la búsqueda de una guardería adecuada para la más pequeña, pero ninguna lograba convencerme del todo. La búsqueda resultó ser desilusionante – no me podían ofrecer el almuerzo con la tarde o los locales me parecían desangelados o no quedaba en el camino. Además, quería evitar que mi pequeña sufra por la rotación de personal, como le había pasado un poco a mi primera hija. Mi deseo era encontrar un lugar seguro y constante, en el cual ella pueda desarrollar una buena relación con las educadoras. Yo quería una guardería, donde yo pueda estar segura de que la comida es sana, equilibrada y bio y que no la sirvan en platos de plástico. Una guardería en la que se fomenten la creatividad y curiosidad, en la cual se hable más de un idioma y sobretodo en la cual ella se divierta. En realidad, estaba a la búsqueda de una guardería que cumpla con lo que nos prometen a los padres, porque les dejamos lo más importante en nuestra vida, nuestros hijos.

Por coincidencia tuvimos la posibilidad de adquirir los locales de una guardería. En ese momento decidimos con mi marido abrir nuestra propia guardería, "KITA BÄRLIS". Tuvimos la oportunidad de armar un súper equipo. Antes de abrir renovamos y redecoramos completamente todo (por supuesto con materiales bio).

El concepto de KITA BÄRLIS reúne todo lo que a nosotros nos pareció ser lo mejor para nuestra hija Olivia. Su hijo va ser tratado como alguien de la familia – por eso somos "su segunda familia".

Un cordial saludo

Tatiana Victoria Bär